Memoria Sensorial

Índice

Es la capacidad que tenemos de retener las impresiones sensoriales, gracias a que el sistema perceptivo almacena la información durante un tiempo, después de que el estímulo original ha desaparecido.

Es un proceso muy complejo que no requiere una atención consciente por lo que el estímulo va a entrar en nuestro sistema de memoria solo si lo consideramos útil. Es mecanismo de memoria inmediata y muy difícil de distinguir del proceso de percepción.

Tipos de memoria sensorial

Memoria icónica.

Es un mecanismo donde se registra la información visual que percibimos en un periodo de tiempo muy breve, pero el suficiente para ser procesada. Este tipo de memoria da un flujo constante de información visual a nuestro cerebro, mientras nuestros ojos están abiertos. Por tanto, su capacidad de almacenamiento es ilimitado.

Existen dos componentes de esta memoria: persistencia visual, que hace referencia a la representación visual de la imagen física que el sistema sensorial ha creado de ella; y persistencia informativa es la representación mental que rodea a ese estímulo visual que ya ha desaparecido pero que está registrado en la memoria.

Memoria Ecoica

memoria auditiva

 

 

 

 

 

Es un mecanismo de registro similar a la memoria icónica, pero en este caso, la información que se registra es la que entra a través de los oídos. Se trata de una información que se presenta de forma secuencial y evanescente, es decir, desaparece. Nos permite distinguir los tipos de sonidos gracias a que retiene la información. Lo que no está definido con exactitud es el tiempo de duración de esta memoria. Teniendo en cuenta los diferentes estudios experimentales, unos afirman que dura entre 2-3 segundos, otros entre 200-300 milisegundos y otros indican que su duración puede llegar a ser de hasta 10 segundos. Lo que sí está claro es que este tipo de memoria es fundamental para la comprensión del lenguaje.

Memoria háptica

En este tipo de memoria sensorial, la información que se registra es la que llega a través del sentido del tacto. Gracias a ello, podemos examinar y e interactuar de forma activa y voluntaria con los objetos a través de nuestras manos.

Ejercicios para activar la memoria sensorial

Caminar sobre diferentes texturas así como pintar con las manos, manipular plastilina o usar libros sensoriales son algunas de las actividades sensoriales que permiten entrenar nuestras capacidades o habilidades, y por tanto, nuestra memoria sensorial.

Subir